SEGUIDORES EN GOOGLE +

SEGUIDORES

LINARES (JAÉN): CIRCULAR CORTA A PAÑO PICO


DELICIOSO PASEO POR PAÑO PICO


Grupo San José: Central Eléctrica, hospitalillo y chimenea.



Paño Pico es un paño de terreno orientado al N más pluscuamperfecto. Imaginariamente, Paño Pico siempre me recordó a un gran buque, un mercante cuya proa navega abriéndose paso entre el valle de las Lagunas a saliente y el Hoyo de San Bartolomé a poniente, intentando mantener el rumbo y evitar la zozobra y colisión con los dos islotes que flanquean su derrota, las Mancebas a estribor y el Chantre a babor. El gran carguero navega ya sin patrón, sus chimeneas dejaron de humear, el rumbo lo mantiene aún estable porque durante muchos años estuvo bien gobernado y aprovecha la deriva del impulso que le dejaron.





Sentirse proel de este gran buque insignia nada cuesta, un ligero paseo y la paciencia del soñador, imaginando que en cualquier momento la Gran Chimenea volverá a escupir la humareda de otro tiempo, anunciando la puesta en marcha de la sala de maquinas alojada en lo más hondo y plena de energía, comenzará a propulsar e impeler a este gigante apuntando directo al único paso posible, a la grieta que se abre en forma de columnas de Hércules en la lejanía de Despeñaperros. Curiosidades de la naturaleza.


Cuerda occidental de Despeñaperros. Silueta del "hombre dormido"


Paño Pico, durante años tiró del carro. Paño Pico fue la punta de flecha de dos grandes venas de riqueza, de dos filones que han dado la vida y también el sufrimiento y la muerte a esta tierra minera: Arrayanes y La Cruz.

Como minerico bueno
tempranico me levanto
y preparo mi barreno
mientras lo preparo, yo canto 
¡Ay!... y no pienso en lo que peno.


Arrayanes. Pozo San José


Y allí permanece, impasible, reconocida su grandeza económica del pasado, esperando a voluntariosos proeles que reconozcan la grandeza del presente, su fabulosa riqueza natural y paisajística.





Si por algo merece la pena asomarse a Paño Pico es a mirar, de cerca y de lejos. En la proximidad, contemplando la riqueza patrimonial de un pasado no muy lejano, su agonía y decadencia porque muy pocos le prestan la atención que merece. En la lejanía porque el balcón natural que presenta todo su perímetro, pero especialmente su punta norte, no tiene nada que envidiar a muchos miradores más altozanos y con mayor fama.  


Las Lagunas. Grupo de Nuestra Señora del Carmen


Recorreremos pues la cubierta del mercante, su perímetro, por el caballete del llamado aquí “Ladero(1)”, intentando descubrir los detalles que guarda, las riquezas naturales que atesora. Un paseo donde la historia y la belleza plástica conjugan una completa satisfacción que algunos nativos ya han comprobado con creces, aunque otros muchos aún teniéndolo tan cerca son absolutos desconocedores de esta cercana fuente de satisfacción. No por corta la ruta desilusiona, todo lo contrario, si somos capaces de detenernos y admirar cada elemento de su recorrido seguro que cumplirá con creces las expectativas.


(1) Ladero: Termino empleado para designar la loma de la meseta de Paño Pico que vuelca al valle de las Lagunas donde se asientan el lavadero de Arrayanes y algunos pozos del Grupo (Fabregas, Zuloeta, San Ignacio). 


LA RUTA

Desde que conozco los PR (senderos de pequeño recorrido) del distrito minero, que el colectivo Proyecto Arrayanes propició muy acertadamente con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Linares y la Federación Andaluza de Montañismo, me mostré crítico con el remate que se le dio a algunos de ellos. No soy técnico en senderos y por tanto deseo manifestarme cauto con las razones que les indujo a trazar algunas de estas sendas como lineales. A los "pisapraos" que nos da por esta afición tendemos a circular los recorridos, procurando iniciarlos y terminarlos en el mismo lugar, siempre que se puede claro. Están justificados trayectos lineales en ascensiones a cimas o en travesías, sin embargo en un sendero que casi puede considerarse peri urbano como el de Paño Pico, me llama la atención que no se extendiera cuatro o cinco kilómetros más para hacerlo coincidir con su origen "arrayanero". Desde el final que se propone en La Cruz hay restos mineros hasta Linares merecedores de ser continuados por este magnífico trazado. Pozo Ancho podía haber formado parte del perfil junto con el bonito camino minero que conecta este grupo con el cerco de San Fausto. De los casi 9 Km de la ruta original, pasaríamos a los 13'5, cuestión que los foráneos seguro agradecerían al no tener que manejar varios vehículos, es más, al no existir casi desnivel en estos senderos probablemente el añadido no variaría un ápice la dificultad del mismo.


sendero de Paño Pico. PR A-260


Ahora bien, si lo que se proponía era hacer una ruta de menor trazado, se puede recurrir en todo momento a la propuesta que hacemos en esta entrada, una circular corta a paño Pico que desgrana lo más hermoso de la meseta sin dejar de patear en superficie los dos filones más populares de esa parte del Distrito: La Cruz y Arrayanes.





Imagen antígua del Pozo San José


Otro aspecto a dilucidar son los gustos, con lo que nunca se complacerá a todos, y me refiero en este caso al sentido de la ruta, al ser circular puede realizarse como convengamos aunque mi propuesta va en la forma que más me satisface realizarla, en el de las agujas del reloj. Y eso porque me gusta toparme súbitamente con Sierra Morena, atisbar repentinamente mi pueblo y, a la vez, afrentar mi otro motivo de entusiasmo, la Sierra de las Villas que en los días limpios se distingue nítidamente en el horizonte al llegar a Paño Pico, sobre la loma y sus pueblos blancos. Pero bueno, esto si que es subjetivo y a gusto de quién lo disfruta.


La Carolina desde Paño Pico


Comienzo en la colonia de la La Cruz, suelo dejar el coche junto a las zonas comunes de la urbanización que aquí hicieron. Salgo a la calle que le pusieron Radio Faro, frente a la torre de perdigones de la fundición donde se proyecto un centro de interpretación minera, de echo, se arreglaron en gran medida algunas naves e incluso de grabó en algunos indicadores, pero como muchas cosas,..."agua de borrajas". Al menos compensa ver como muchos de los elementos que vamos a recorrer tienen un código para poder realizar el recorrido de forma audio descrita y como otros elementos del patrimonio se han marcado y mejorado disminuyendo por ejemplo los riesgos mediante el cercado de los pozos.


Calle Radio Faro. Urbanización La Cruz. Estado actual de las instalaciones de fundición


Fundición La Cruz. Torre de perdigones rehabilitada (vista desde el exterior)


Fundición La Cruz. Torre de perdigones rehabilitada (vista desde el interior)


Fundición La Cruz. Torre de perdigones, imagen antígua


Inscripción en la puerta de acceso de la Cia. La Cruz


Ruinas de las instalaciones de la Cia. La Cruz


Detalle de construcción en la Cia. La Cruz


Pasada la chimenea que dejaron formando parte de una rotonda, abandono la calle por la derecha y me voy por el camino de tierra, el antíguo camino a La Carolina, por el que circulaba la acequia que traía agua a la fundición desde Las Cadenas. Aún quedan vestigios de aquél pequeño acueducto que le dio sentido al pozo después del cierre. Por la derecha, montones de escombros delatan los restos de la galería de deposición de humos, conducto demolido que se dirige inexorablemente buscando su chimenea, la gran Chimenea, de la que tantas bocas dependieron pero también la que durante años "escupió" a la atmósfera toneladas de contaminación. La galería, ahora ruina, generó riqueza, como siempre a unos más que a otros, de allí se extraía una o dos veces al año un material asesino, el albayalde , un carbonato de plomo que en forma de polvo podía provocar una temida intoxicación: el saturnismo, en este caso de manera aguda por lo que los recolectores del albayalde no podían permanecer mucho tiempo dentro del conducto o se condenaban.


Urbanización La Cruz. Chimenea en la calle Radio Faro.


Pilares para el acueducto proveniente del pozo Las Cadenas


Escombrera del conducto de eliminación de humos


Pensando en estas miserias alcanzo el pozo conocido popularmente como Las Cadenas, rincón minero encantador que me evoca el más puro estilo de Cornualles (Cornwall), tanto la chimenea adosada como la techumbre casi perdida en la sala de maquinas. Robusta estructura de mampostería que ha permitido poder reconocer impecablemente sus elementos, incluso el que le falta, el que le arrancaron en una perversa decisión que no debía haber quedado impune, el rodaje de  la infame película (si es que puede llamarse así) Noches Andaluzas en la que "graciosamente" se "merendaron" de un plumazo una chimenea y se quedaron tan panchos. Aún se aprecia la base de la misma con la que no pudieron, testimonio para recordarnos lo que podemos perder si continuamos con el eterno grado de desidia. La última palabra que se escucha en el fragmento de la película donde es demolida la chimenea es la que le dedico a los ejecutores y a los que lo permitieron, sin pretenderlo, ellos mismos sé auto definieron.


Pozo Las Cadenas


Pozo Las Cadenas. Casa de extracción y  chimenea de humos adosada


Imagen antigua del pozo Las Cadenas


Pozo Las cadenas. Casa de maquinas


Pozo Las Cadenas. Secuencia de la caída de la chimenea dinamitada. "Noches Andaluzas"


Pozo Las Cadenas. Base de la chimenea dinamitada


Abandono este rincón con el "run run" en la cabeza y pronto debo "tirar de cervicales" para comprobar que las cosas bien ejecutadas perduran a pesar del abandono a las que lo sometemos. La Chimenea de la Cruz, insignia de la mesa de Valdelloso, marca un punto de referencia en todo el Distrito, como si hubieran querido hacer aquí el centro del mismo, bueno algo lo fue. Lástima el recorte que hubo de sufrir después de casi tocar el cielo con sus cien metros de altura, pero el sentido común permitió probablemente evitar una tragedia y que hoy podamos seguir admirandola. Tuvieron que desmontarle la mitad y, aún así, se muestra majestuosa y solemne.


Chimenea de la fundición La Cruz en la actualidad


Chimenea de la fundición La Cruz. Imagen de la construcción original


Chimenea de la fundición La Cruz. Galería de depósito de humos


Chimenea de la fundición La Cruz. Galería de depósito de humos. Interior


Tras rodear este enfático monumento de nuestro reciente pasado retomamos el camino y llegamos a una bifurcación. Por la izquierda, pasando junto a las antenas bajaremos al valle de Majada Honda y al rincón del Chantre, por la derecha nos introduciríamos en el pinar que a menudo sirve de expansión a locales y, por el centro, continuaremos nuestro periplo no sin percatarnos de la solemne advertencia del uso de armas de fuego por la zona, un camino por el que los que advierten deben cumplir lo que la ley de montes estipula, teniendo además en cuenta que se trata de un camino permanentemente transitado por ciclistas y senderistas, un camino por donde circula un sendero de pequeño recorrido, reclamo para en turismo de naturaleza. Seguimos sin entender nada,... sería, en todo caso, más ecuánime la siguiente imagen, pero...


Bifurcación del camino de La Carolina










Bien, pues por allí me adentro, con el olivar a mi derecha y un agradable bosque mediterráneo a la izquierda hasta llegar al emblemático lugar del paraje de las tres encinas, donde tres enormes carrascas ofrecen un manto protector del rubio elemento que por estas suertes se ofrece en todo su esplendor. Desde allí, por la derecha, podemos atisbar y alcanzar atravesando el olivar el VG de Paño Pico. Pero lo alcanzaré por otra parte, dando un rodeo por el frente N de la meseta, donde el talud queda magníficamente rematado por la mina  La Mejicana, aún sobre el filón de la Cruz, la alberca, el pozo y su pequeña y sencilla chimenea de mampostería me saluda donde se abre la panorámica sobre el cerro del Chantre en primer plano, el hoyo de San Bartolomé plagado de chimeneas, el collado del lobo, rematado en el horizonte por sierra Morena. Le han puesto a la Mejicana unos bancos de madera que hay que aprovechar para hacer un descanso antes de que los expolien o los quemen, como viene siendo costumbre. 


Paraje de las tres encinas


V.G. de Paño Pico desde el paraje de las tres encinas


Pozo La Mejicana


Pozo la Mejicana


Rincón del Chantre y Majada Honda


Tras el “ratico” que queramos dedicarle a este bonito rincón volvemos sobre nuestros pasos hasta el lugar donde existe una señalización de PR que indica Paño Pico, entramos en un recoleto embrujo de bosque mediterráneo entremezclado con labores de saca-géneros que hacen extremar las precauciones al caminar y... ¡voila!!!! alcanzamos el extremo de la meseta.


Paño Pico. Extremo más septentrional


Aunque gran parte de la panorámica la hemos podido divisar anteriormente desde la Mejicana, es en este lugar desde donde mejor se disfruta. La cuerda de Sierra Morena tiene continuidad con la sierra de las Villas gracias a los montes que circundan el embalse del Guadalen, Jarabancil, Mortero y la loma de los Donceles, detrás de esta se asoma, si el día está claro Villacarrillo y sobre este  el perfil curvo del Caballo de Torraso, más a la derecha Pedro Miguel, conocido como Blanquillo en el valle del incipiente Guadalquivir, luego una sucesión de colinas que se continúan con la cuerda del Gilillo ya por la sierra cazorleña. Delante, en un primer plano la Loma o también conocido como los cerros de Úbeda tapizado del olivar que no cesa. Ya en la más cercana inmediatez, el Coto de la Luz, el valle de las Lagunas, las placas solares y los plásticos que afean el bucólico paisaje, el cerro de las Mancebas ya en el término de Guarroman, con su historia visible (si se sabe mirar) desde el altozano que ocupo. Bajo mis pies los restos del pozo San Arturo o El Porvenir Oscuro, extremo más septentrional del filón de La Cruz y para la derecha, al pie de la loma de la posición que ocupo, en el "ladero" el pozo Zuloeta, extremo norte del otro gran filón, Arrayanes, como todo lo que veremos en adelante. Pueblos blancos, olivar, montañas, minas, una rica diversidad del paisaje que en pocos lugares como aquí pueden disfrutarse. Seguramente en alguno de estos lugares fue donde Tomas Shopwith quedó impresionado de este paisaje, seguramente por entonces las Lagunas eran eso y no casas de recreo o instalaciones deportivas, solo el grupo de Ntra. Sra. del Carmen bajo el cerro Abadejo eran las únicas construcciones por aquí existentes.


Pozo el Porvenir Oscuro


Loma de los Donceles y Arquillos


Villacarrillo y sierra de las Villas


Vilches. Cerros Jarabancil y Mortero


Rearmado el ánimo tomamos el senderillo que camina al filo del "Ladero", inconfundiblemente, contrastando con el olivar que nos roza por todo el camino, circulamos por un preciosista bosquete que en algunos tramos nos transporta diferentes lugares. Primero encontramos los restos de una casa a la derecha, más tarde la "Rafa (2)" de San Ignacio, afloramiento de mineral explotado en la antigüedad, a continuación una gran alberca donde podemos entretenernos jugando con la transmisión del sonido en su interior. Seguimos por el interior del bosquete hasta encontrar un puente metálico, construido para salvar una importante "hundición(3)" en una galería de sacageneros.


Ladero de Paño Pico


Arrayanes. Pozo San Ignacio


"Rafa" de San Ignacio


PR A-260


Alberca con eco


puente para salvar una "hundición"


Galería al descubierto tras la "hundición"


Más adelante el bosquete se abre y el sendero se transforma en un camino minero que se dirige derecho a nuestro siguiente destino, el complejo minero San José.


Arrayanes. Pozo San José


Se trata de uno de los pozos mimados de la concesión que ahora llevamos, Arrayanes, la importancia fue tal que cerca, en el "ladero" le construyeron el lavadero mecánico, junto al pozo construyeron una Central Eléctrica, al parecer un gran derroche (Arrayanes tuvo gran parte de su vida productiva carácter estatal) que salvo para la puesta en marcha anual, poco uso dio; el Hospitalillo, adosado a la Central Eléctrica para la realización de las primeras curas en los frecuentes accidentes que la mina producía y un elemento que aunque no llegó a usarse, su construcción y no-utilización están llenos de mitad connotaciones históricas, mitad leyendas, relacionadas con conspiraciones, la monarquía, el republicanismo emergente de finales del XIX y la masonería. El caso es que se construyó una bajada a pie a la primera galería del pozo para una anunciada visita de la reina Isabel II, que no bajó porque nunca se produjo tal visita, parece que alertados los servicios secretos de S. M. de una posible encerrona-conspiración. Pero con "la bajada de la reina " se quedó. Por aquí debemos andorrear para apreciar las diferentes perspectivas de este complejo minero dominado por una robusta y orgullosa chimenea.


Pozo San José. Central eléctrica y hospitalillo


Pozo San José. Chimenea y casas de maquinas y bombeo


Panorámica de San José








Continuaremos el camino por terrenos de Arrayanes, rodeado de olivar joven y algún eucalipto de buen porte así como de bellotares de agradable degustación.





Llegamos a un cruce importante, si seguimos derechos, recorreremos el PR 260 hasta su inicio en la barriada de Arrayanes, a la izquierda entraríamos en terrenos de San Miguel, pero optaremos por la derecha, no sin advertir los impresionantes diques de áridos del grupo Arrayanes que tenemos al frente.


Bifurcación del camino. Seguimos por la derecha


Otro dique encontraremos más adelante, pero no de áridos sino de escoria, negro, resultado de la producción de los hornos de la fundición a la que nos aproximamos y después bordeamos, las montañas negras se combinan con el bosque de eucaliptos de la izquierda y algún charcón de dudosa potabilidad. Coronamos la cuestecilla del antiguo tranvía de San Roque para salir al asfalto, a la puerta principal de la Cia. La Cruz, al frente podemos "olisquear" las ruinas del pozo de la Unión que alberga la capilla de la compañía y la cabria metálica movida de su emplazamiento original.


Escorial de La Cruz




Cia. La Cruz. Puerta de acceso


El resto son los escasos doscientos metros que nos quedan para llegar al inicio de la ruta y darla por finalizada, como dije al principio, corta de recorrido pero intensa de contenido.




(2)  El término Rafa se utiliza para nombrar a antiguos trabajos mineros en superficie. 
(3)   Hundición: Hundimiento del terreno de superficie al ceder las estructuras que sujetan una galería subterránea.



EL VÍDEO





DATOS TÉCNICOS


Denominación
CIRCULAR CORTA A PAÑO PICO
Fecha
30/03/14
Itinerario
Urbanización La Cruz - Pozo Las cadenas - Chimenea La cruz - Mina La mejicana - Paño Pico - Complejo San José-Central Electrica - Urbanización La Cruz
Acceso
Desde la carretera de Linares de Guarroman, tomaremos el desvío a La Cruz. Llegados a la urbanización, dejaremos el vehículo al comienzo de la misma.
Inicio
Urbanización La Cruz
Fin
Urbanización La Cruz
Tipo de trayecto
Circular 
Tipo de firme
Pista - Senda  
Estación
Primavera/Otoño/Invierno/
Distancia
6,53 kmts
Dificultad
Facil
Tiempo estimado
2 horas   
Cota mínima
491 mts
Cota máxima
550 mts
Desnivel acumulado
Subiendo: 66 mts.    Bajando: 66 mts.
Perfil
Sugerencias
La ruta puede hacerse en ambos sentidos. Precaución en los alrededores de la mina Mejicana, existen numerosas hundiciones. No recomiendo salir de los caminos, el territorio minero puede entrañar peligros si no se conoce. No existe agua en todo el recorrido.  No abandonar basura. No encender fuego. Por el sendero es frecuente la circulación de ciclistas, precaución en los lugares estrechos.
Mapa
Track
Movil
Cobertura Movistar en todo el recorrido.
Mapa
Earth
Referencias
Sendero de Paño Pico. Colectivo Proyecto Arrayanes. 2005
Las chimeneas en el paisaje minero de Linares y su comarca. Mañas Masmol, F. IEG.2009
Las minas de Linares. Gutierrez Guzmán, F. CMAO.
Historias y leyendas de una ciudad de comenzaba a despertar. Mañas Marmol, F.Entre libros.2013
Accidentes y conflictos mineros en Linares. Belinchón Sarmiento, P. Gráficas Disa
Mineralogía topográfica Ibetica (MTI blog)
Experiencia propia


.

4 comentarios:

Angel Rodriguez dijo...

Bonita entrada Galenomam, un relato histórico muy instructivo.
Mi padre trabajó en los años 60 en La Cruz en el Hondo, así que me toca por esa parte.
Me alegra que ya estés andorreando.
Un saludo

Juan Carlos Gutiérrez López dijo...

Buen trabajo amigo.Saludos.

Galeno MaM dijo...

Muchas gracias Ángel, la verdad que caminar por estos restos mineros te embarga de sensaciones contradictorias. Por un lado, sabiendo que discurres por un "monumento perdido" y, por otro, recordando lo que la gente que aquí trabajó debió soportar, ellos sabrán y tu habrás oído algunas muy cercanas, y si. claro que te toca.
Ya voy haciendo algunos "pinitos" para coger ritmo y seguridad, gracias.

Galeno MaM dijo...

Agradecido por tus siempre amables comentarios Juan Carlos. Un abrazo.